Nació el 3 de agosto de 1963 en Downey, Los Ángeles, California y a los 56 años confesó que vive un infierno: adicciones al alcohol y las drogas obligaron al cantante de Metallica (y a la propia banda) a parar la gira. Hora de recuperarse e intentar frenar un drama que arrastra desde hace años.

“La dependencia alcohólica del cantante James Hetfield le puso freno al tour mundial del grupo de thrash metal estadounidense”, se leía en portales de todo el mundo hace unas semanas. “Estamos verdaderamente consternados en tener que informar a nuestros fans que debemos posponer las próximas fechas en Australia y Nueva Zelanda”, escribieron los otros tres componentes de la banda en una nota publicada en su página web. La historia de vida de James es desconocida para miles.